Diferencias entre un seguro de vida y uno de accidentes

El sector de los seguros muchas veces nos resulta algo complejo de entender. Los medios de comunicación nos hablan sobre diferentes tipos de seguros y muchos de ellos parecen realmente similares. Por ejemplo, el seguro de vida y el seguro de accidentes. ¿Sabrías explicar claramente porque son seguros diferentes? Tendemos a pensar que estos dos tipos de seguros cubren lo mismo cuando realmente no es así. De hecho, en cierto modo encontramos más diferencias que similitudes entre ellos.

Un seguro de vida es aquel que funciona como respaldo económico para el propio asegurado en caso de fallecimiento, enfermedad grave o invalidez ya que disminuirán sus ingresos y se incrementarán los gastos (puede necesitar una enfermera, cuidador, etc).

Un seguro de accidentes, en cambio, protege al asegurado únicamente en caso de accidente del fallecimiento y la invalidez absoluta y permanente. Cuando hablamos de invalidez, una parte muy importante a diferencia con el seguro de vida es que cubre la invalidez parcial de acuerdo a un baremo que lo indica el contrato, por perdida o lesión de miembros. Cubrirá también los gastos sanitarios (garantía optativa o también la baja por accidente) y puede que también los desplazamientos necesarios a causa del accidente. Este tipo de seguros es recomendable para personas o autónomos e incluso personas que realizan todo tipo de deporte no profesional que desarrollan profesiones peligrosas, que viajan mucho o que tienen otras personas a su cargo.

 La diferencia fundamental entre ambos seguros es por tanto la causa. Un seguro de vida cubre el riesgo de fallecimiento por cualquier causa, tanto de accidente como de enfermedad, mientras que un seguro de accidentes solo cubre la muerte o incapacidad (invalidez) del asegurado en caso de sufrir un accidente. Debido al menor número de coberturas ofrecidas los seguros de accidentes resultan ser más económicos que los de vida y su precio varía en función de la suma asegurada, garantías, profesión y deportes practicados. En el caso del seguro de vida los factores que determinan su precio son la edad del asegurado, la suma asegurada y la profesión.